Por primera vez MLB sobrepasa la barrera de los 6,500 jonrones

Las Grandes Ligas vivió su temporada más productiva en términos de jonrones en toda su historia. Así lo recoge un trabajo que publica MLB.com bajo la firma de Mike Petriello, en el que se patentiza que la ronda regular que finalizó el domingo es la de las marcas de los bambinazos.

Pasando desde los 5 mil, a la barrera de los 6 mil hasta sobrepasar los límites de los 6,500 estacazos.

En la temporada regular de 2019 se batearon más jonrones que nunca este año. Esto es indiscutiblemente cierto. En un siglo y medio de béisbol, nunca habíamos visto una temporada con más de 5,693 jonrones que llegaron en 2000, hasta que vimos 6,105 en 2017, y luego 6,648 este año. Trece equipos diferentes, casi la mitad, rompieron o empataron sus récords de jonrones de la temporada anterior. Es probablemente la historia de béisbol más grande de 2019.

Los equipos que dependen del jonrón no pueden ganar en octubre. O “la pelota pequeña funciona mejor en los playoffs”, o “un buen lanzamiento supera un buen bateo”, o cualquier versión a medio cocinar de este tropo que estás acostumbrado a escuchar, escrige Petriello.

La primera afirmación es muy cierta. El segundo, como veremos en breve, es un mito. Pero lo más importante: ¿Qué impacto, en este año del jonrón, tendrán los batazos largos este mes?

¿Disparar jonrones o evitarlos ayudó a los equipos a llegar a octubre?

Un jonrón es el mejor (o peor, si estás lanzando) posible resultado de una aparición en el plato. Es el único tipo de aparición en el palto que garantiza una carrera colocada en la pizarra.

Obsérvese, surigere MLB.com, los ocho mejores equipos bateadores de jonrones. Siete de ellos (Mellizos, Yanquis, Astros, Dodgers, Atléticos, Cerveceros y Bravos) llegaron a los playoffs. Solo uno, los Cachorros, no lo hicieron. Los otros dos clubes de playoffs, los Rays y los Cardinals, terminaron 21 y 24, respectivamente.

Ahora, mira los últimos ocho equipos de jonrones. Se ven los Cardenales allí, pero los otros siete (Marlins, Tigers, Royals, Pirates, Giants, White Sox y Orioles) no solo no llegaron a los playoffs, sino que no se acercaron a .500. Incluso si incluyes a los Cardenales, este grupo promedió 94 derrotas. Cuatro de ellos perdieron 100.

Es lo mismo en el lado del pitcheo: siete de los ocho mejores equipos de prevención de jonrones (Rays, Dodgers, Cardinals, Twins, Braves, Nationals y A’s), nuevamente excluyendo a los Cubs, están en octubre. Siete de los ocho mejores equipos de jonrones (Orioles, Rockies, Angels, Mariners, Phillies, Tigers y Rangers) no lo están, aunque curiosamente los Yankees están entre ellos. Y dice así, los jonrones: son importantes para ganar. Obviamente, plantea el articulista. Por Diario Libre