Gina Mambrú: “Es un buen espectáculo, pero salimos explotadas”

Cada partido exige un sacrificio y en el torneo distrital de voleibol es doble. Gina Mambrú y sus chicas de Cristo Rey se llevaron un agónico triunfo 3-1 (25-23/25-21/23-25/32-30) sobre Mirador, en un duelo en el que enfrentaban por primera vez a la poderosa atacante Bethania de la Cruz.

El público se fue entrando en el juego, en especial después de que Mirador se recuperó en el tercer set, pero eso, sin menospreciar el apoyo de los seguidores, no le simpatiza mucho a Mambrú. Claro, en especial por lo exigida físicamente que llega a cada encuentro, igual que todas las de la liga. “No es sencillo”, dice Mambrú, al ser preguntada sobre las dificultades para cerrar los sets que tuvieron y también sobre los aficionados que aplaudían cada jugada. “El público no lo entiende”, dice. Su día comienza a las 7:30 a.m., a las 8:20 a.m. sale de su casa rumbo a los entrenamientos de la selección nacional y a las 9:00 a.m. ya está en ánimo de prácticas.

“Al mánager de la selección (Marcos Kwiek), le interesa la Liga de Naciones que vamos a jugar próximamente, no la Liga de Voleibol Superior”, explica la capitana de Cristo Rey.

Y hay más. “Estamos haciendo gimnasio y estamos entrenando fuerza máxima. Cuando hago pesas pongo dos discos de 45 libras. Tendré que subir los videos para que el público vea”, explica.

Quizás por eso no quería un quinto set contra Mirador, que venía creciéndose en el duelo. “Es un buen espectáculo, pero salimos explotadas”.

En la tarde, luego de los entrenamientos matinales, van a la casa, almuerzan, un breve receso, y a las 3:30 p.m. de retorno al Palacio Nacional de Voleibol, en especial si tiene partido de primera hora, como fue el caso de la noche del miércoles.

Dos acertados saques al final de Mambrú definieron la victoria para su equipo, que con ese triunfo se queda solo en la cima de la tabla clasificatoria, por delante de sus rivales. Ambos equipos llegaron igualados al partido con marca de 3-1. “Ese es mi saque especial”, dijo Mambrú. “Hacia la zona uno”. Allí, la líbero, Yaneiris Rodríguez vio cómo picaba la pelota, pensando que era un saque largo de Mambrú.

Mirador tuvo problemas durante todo el partido para reencontrarse con su juego. Tienen 1-1 desde que se integró Bethania. “El entrenador (Wagner Pacheco) nos dio las instrucciones que no logramos poner en juego. Pero ya veremos en el otro partido”, expresó Geraldine González, quien marcó ocho puntos por Mirador.

Cristo Rey exhibió uno de sus mejores partidos en la defensa y pese a algunos altibajos, se sobrepusieron a tiempo.

Los últimos dos saques de Mambrú con pobre recepción de sus rivales, destrozaron las aspiraciones de Mirador de ir a un quinto set. Madeline Guillén lideró a Cristo Rey con 20 puntos, Mambrú 17, su último punto decidió con un “ace” el partido. Romina Cornelio y Marifranchy Rodríguez 16 cada una. Natalia Martínez marcó 17 por Mirador.