Robert Puasón: De pedir en semáforos a millonario del béisbol

Robert Puasón disfruta de un gran presente, le augura un futuro promisorio, pero el llanto lo deja al desnudo cuando le corresponde recordar las penurias que junto a su familia vivió en un pasado desgarrador, marcado por la pobreza extrema en el Batey Peligro, de Guaymate.

Hasta hace unas semanas la indigencia golpeaba con rudeza a los Puasón-Pérez. El padre, Rosendo era un obrero de fincas y los cañaverales en el Central Romana, la madre, Luisa salía desde bien temprano a vender artículos, en una mano llevaba dulces y maní y en la otra botellas de gas, por todo el batey que comprende 93 casitas y los caminos vecinales que bordean los campos cañeros.

Su hermana mayor, Katherine nació sordomuda y Robert es el segundo integrante de una familia de cuatro hijos, que bien pudieron ser cinco, pero hace nueve años, su madre perdió una criatura a los escasos días de haber nacido.

AMPLIAR EN LISTIN DIARIO