Jugadores de Superliga no podrán competir en Euro y Mundial

Las decepciones, la desconfianza y las divisiones en el fútbol europeo estallaron en público el lunes entre los equipos e incluso entre los clubes que formarán una Superliga que podría dejarlos a ellos y a sus jugadores marginados del fútbol mundial.

El repudio hacia los 12 equipos rebeldes de Inglaterra, España e Italia vino incluso del príncipe Guillermo, quien siguió los pasos del gobierno británico en condenar las acciones para separarse de añejas estructuras para jugar en una competición cerrada en lugar de en la existente Liga de Campeones de Europa dirigida por la UEFA.

Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA, criticó a los dirigentes de los clubes, a quienes llamó “víboras” y “mentirosos”, y dijo que el presidente de la Juventus, Andrea Agnelli, y el vicepresidente del Manchester United, Ed Woodward, lo traicionaron luego de que incumplieron con su promesa de adherirse a las estructuras existentes, al respaldar la reestructuración de la Liga de Campeones apenas el viernes pasado.

Ceferin advirtió que los jugadores de los clubes de la Superliga podrían quedar vetados para competir en la Eurocopa de este año y en la Copa del Mundo de 2022.

“No podrán representar a sus selecciones nacionales en ningún partido”, advirtió Ceferin. “La UEFA y el mundo del fútbol están unidos contra este proyecto cínico que hemos visto en las últimas 24 horas por parte de un puñado selecto de clubes de Europa impulsado por pura avaricia”, aseveró.

La propuesta de la Superliga fue criticada incluso por el técnico del Liverpool, Jurgen Klopp, a pesar de que el propietario del equipo, John Henry, aseguró la participación del seis veces campeón de Europa en el nuevo torneo.

“No creo que sea una gran idea”, comentó Klopp luego de que el Liverpool igualó 1-1 con el Leeds. Ese resultado coloca al Liverpool a dos puntos de distancia de los sitios que clasifican a la Liga de Campeones, demostrando la razón por la que Henry querría que el equipo del que ha sido propietario desde 2010 esté en la Superliga donde su sitio está asegurado.

Tres de los 12 rebeldes Chelsea, Manchester City y Real Madrid disputarán las semifinales de la Liga de Campeones la próxima semana. Dos más, el Manchester United y el Arsenal, accedieron a las semifinales de la Liga Europa. Ceferin dijo que quiere vetarlos “tan pronto como sea posible” de las competiciones de la UEFA, pero eso requerirá “evaluaciones jurídicas” que empezarán el martes por la mañana.

Ceferin realizó una reunión con el comité ejecutivo de la UEFA el lunes, horas después de que los 12 clubes anunciaron el proyecto de la Superliga que amenaza con romper la histórica estructura del fútbol europeo. Recibió el apoyo del presidente de la Asociación Inglesa de Fútbol, el príncipe Guillermo, el segundo en la línea de sucesión de la corona británica.

“Ahora más que nunca debemos proteger a toda la comunidad del fútbol, desde el máximo nivel hasta los más básicos, y los valores de la competición y de la equidad en su núcleo”, tuiteó el príncipe desde la cuenta del Palacio de Kensington. “Comparto las inquietudes de los aficionados sobre la propuesta de la Superliga y el daño que corre el riesgo de causar al deporte que amamos”.

Los 12 clubes que anunciaron la formación de una Superliga enviaron una carta a los líderes de la FIFA y la UEFA el lunes por la mañana informándoles que ya han emprendido acciones jurídicas para frenar los intentos de impedir el lanzamiento de la nueva competición.

La carta fue enviada por el grupo de clubes ingleses, españoles e italianos al presidente de la FIFA, Gianni Infantino, y a Ceferin, indicando que la Superliga ya tenía un aval de 4.000 millones de euros (5.500 millones de dólares) de financiamiento del banco estadounidense JPMorgan Chase.

Actualmente, los equipos deben de calificar cada año a la Liga de Campeones a través de sus ligas domésticas, pero la Superliga bloquearía 15 sitios cada campaña para los equipos fundadores. La acción para sacudir al deporte está en parte ingeniada por los propietarios estadounidenses del Arsenal, del Liverpool y del Manchester United, quienes también dirigen franquicias en las ligas cerradas de Estados Unidos, un modelo que tratan de replicar en Europa.

La UEFA advirtió a los clubes que participarían en la Superliga, incluido el Barcelona y la Juventus, que se tomarían medidas jurídicas en su contra y señaló que también se prohibiría que participen en las competencias domésticas como La Liga española y la Liga Premier inglesa.

“Nos preocupa que la FIFA y la UEFA puedan responder a esta carta de invitación tratando de imponer medidas punitivas para excluir a cualquier club o jugador participante de sus respectivas competiciones”, escribieron los clubes de la Superliga a Infantino y Ceferin. La carta fue obtenida por The Associated Press.

“Sin embargo, su comunicado formal nos insta a tomar medidas preventivas para protegernos de esa reacción adversa, lo que no sólo pondría en peligro el compromiso de financiamiento (…) sino que, algo significativo, sería ilegítimo. Por este motivo, SLCo (Super League Company) ha presentado una moción ante las cortes pertinentes para garantizar la formación y la operación sin incidentes de la competición de acuerdo con las leyes aplicadas”.

Las cortes no fueron identificadas por la Superliga, que pretende lanzar un torneo de 20 equipos con 15 clubes fundadores, aunque hasta ahora sólo 12 han confirmado su participación. Los otros clubes son: Tottenham, de Inglaterra, Atlético de Madrid, de España, y el Milan y el Inter de Milán, de Italia.

La escisión se lanzó justo cuando la UEFA creía tener un acuerdo para ampliar la Liga de Campeones a partir de 2024. Ahora, los mismos directivos que apoyaron esos planes han decidido organizarse por su cuenta al tiempo que afirman que las competiciones ya existentes podrían mantenerse, pese a perder a sus equipos más exitosos, como el Real Madrid, que tiene un récord de 13 campeonatos de Europa con el formato actual, y el Liverpool, con seis títulos.

La UEFA aprobó la propuesta de formato nuevo el lunes en medio del caos.

El acuerdo fue negociado con la Asociación de Clubes Europeos. El presidente de la asociación, Agnelli de la Juventus, renunció del comité ejecutivo de la UEFA en la noche.

“Él es probablemente la mayor decepción de todos”, comentó Ceferin sobre Agnelli, cuya hija es ahijada del presidente de la UEFA. “Nunca he conocido a una persona que mentiría tantas veces y tan constante como él”.

“Ahora sé quién es quién. Quién es honesto. Quién ama el fútbol”, añadió.

En su carta dirigida a los presidentes de la FIFA y de la UEFA, los clubes de la Superliga dijeron que su torneo se jugaría junto con las ligas y copas domésticas.

“No buscamos reemplazar la Liga de Campeones o la Liga Europa de la UEFA”, señalaron, “sino competir y existir junto a esos torneos”.