Justicia de Atlanta elimina cargos contra el dominicano Marcell Ozuna

Las cosas puede que no sea tan catastróficas como parecían para Marcell Ozuna… o por lo menos que las cicatrices sean menores. La acusación en su contra por violencia doméstica que amenaza con enviarlo a la cárcel habría sufrido un cambio importante.

Ozuna asistió el martes a la Corte del Condado de Fulton y no negoció una declaratoria de culpabilidad. La audiencia fue reprogramada para el nueve de septiembre.

Los vientos giran a favor del jardinero debido a que el vídeo de la cámara corporal de los policías que arrestaron a Ozuna arroja dudas sobre las acusaciones de que el jardinero intentó estrangular a su esposa, como informó inicialmente la policía, según las fuentes a las que tuvo acceso Fox Sports Radio.

Las fuentes aseguran que el vídeo de la cámara corporal capturó todo lo que los oficiales presenciaron cuando ingresaron a la casa de Ozuna, en el exclusivo sector Sandy Spring, y ha sido examinado por los fiscales. Como resultado de lo que vieron, los fiscales decidieron no acusar a Ozuna de asalto agravado y estrangulamiento, que habría sido un delito grave, y en su lugar lo acusaron de dos delitos menores.

Las fuentes dicen que los abogados de Ozuna y el fiscal del distrito están en conversaciones sobre una posible resolución del asunto. Dado que ambos cargos son delitos menores, si Ozuna puede llegar a un acuerdo de culpabilidad, podría retirarse con libertad condicional y evitar la cárcel, dice el reporte de Fox Sports.

Sin embargo, según la ley de Georgia, un simple asalto a un cónyuge aumenta el cargo a un delito menor agravado que podría llevar a un juez a condenarlo a algún tiempo en la cárcel, a discreción del juez, si ese cargo no se retira.

El 15 de julio, los fiscales acusaron formalmente al jardinero de los Bravos de un cargo de agresión, violencia familiar y un cargo de agresión simple, violencia familiar, ambos delitos menores que pueden llevar hasta un año de cárcel.

Todavía es acusado de cometer agresión y agresión contra su esposa, pero esto es una desviación de las acusaciones de delito grave formuladas contra Ozuna cuando fue arrestado y acusado de intentar estrangular a su esposa, Génesis, presuntamente agarrándola del cuello, arrojándola ella contra la pared y golpeándola con sus dedos enyesados. Los oficiales dicen que estaba visiblemente herida.

MLB, a la espera
Los agentes de Sandy Springs informaron inicialmente que llegaron a la casa de Ozuna la tarde del sábado 29 de mayo, escucharon gritos y entraron por una puerta abierta.

La disputa comenzó cuando Ozuna tomó el teléfono de su esposa y se negó a devolverlo porque supuestamente estaba molesto por una posible infidelidad. La declaración jurada afirma que “amenazó con matar” a Génesis.

El estrangulamiento o incluso simplemente poner las manos en el cuello de alguien crearía motivos para un delito grave de asalto agravado, estrangulamiento en Georgia. Sin embargo, las fuentes dicen que el video no justifica tal cargo, ya que entra en conflicto con al menos algunas de las acusaciones del oficial.

“En Georgia, incluso si Ozuna colocara sus manos en el cuello de su esposa, podría ser muy difícil probar el estrangulamiento sin una pérdida del conocimiento”, escribió Amy Dash, de Fox Sports.

Major League Baseball investiga a Ozuna. La existencia de un video coloca a la liga bajo presión pública para cumplir sus promesas de hacer cumplir su política de violencia doméstica.

Una vez que se cierre el caso, el video estará disponible para el público y la MLB bajo la política de registros abiertos de Georgia. Entonces la liga determinará la sanción a aplicar.

Atlanta, a la espera del fallo
En junio, Ozuna dijo al periódico El Día que el caso estaba “lleno de mentira” y aseguro que se había reconciliado con su esposa, a pesar de que tenía orden de alejamiento. Los Bravos esperan una resolución para emprender acciones que pueden llevar a eliminar el contrato que rubricaron en febrero pasado con el toletero y que le asegura cobrar US$64 millones por cuatro años.